Cómo disfrutar del jamón ibérico en verano

jamon-verano

Cómo disfrutar del jamón ibérico en verano

Con la llegada de la época estival y las vacaciones, llegan las reuniones familiares, las quedadas con amigos, los aperitivos, las cenas frías… Un buen jamón ibérico se convierte en el ingrediente imprescindible para el éxito de nuestros planes sociales, muchas veces improvisados. ¿Pero sabes cómo conservarlo en estos meses de tanto calor?

La temperatura ideal

La temperatura ideal para degustar el jamón ibérico ha de estar entre los 20 y 24º C. Entonces, ¿qué hacemos cuando las altas temperaturas llegan con el verano? En Dompal te desvelamos algunos consejos básicos para que puedas conservarlo adecuadamente y lo disfrutes al máximo:

  • Si lo vas a tomar más o menos en un mes, guárdalo a la temperatura que hemos indicado anteriormente, pero si quieres conservarlo durante más tiempo, busca que pueda estar a unos 10-15º C, similar a la de los secaderos de donde proviene
  • Si el jamón está cerrado, retírale el papel o malla y déjalo sin cubrir para que se oxigene
  • Guárdalo en el lugar más fresco, seco y oscuro de la casa; en una bodega o sótano si tienes, y siempre alejado de las ventanas y fuentes de calor

A mano y a diario

Los treinta y tantos o cuarenta grados no son, efectivamente, los mejores aliados para el jamón ibérico, ya que le hacen sudar, soltar la grasa, deshidratarse más rápido y endurecerse. Por este motivo, te hacemos además las siguientes recomendaciones:

  • Tómalo más rápido que habitualmente, laminando unas lonchitas todos los días, tapándolo con el tocino que le quites y cubriéndolo con un paño de algodón
  • Si lo tienes que empezar, comienza a cortarlo por la parte más estrecha, con la pezuña hacia abajo, que es la zona más seca
  • Piensa en formas originales de incorporarlo a otros platos, como a ensaladas, sopas frías, sándwiches…

Loncheados y deshuesados, una excelente opción

Otra buena opción para esta época son los loncheados de jamón ibérico Dompal, ya que al estar envasados al vacío pueden guardarse en el frigorífico sin problemas. Eso sí, para degustarlos correctamente, saca los sobres que vayáis a tomar media hora antes para que cojan temperatura y revelen su maravilloso sabor. Si no dispones de ese tiempo o te olvidas de hacerlo, puedes introducirlos cerrados bajo el grifo con agua templada para acelerar el proceso. Y, si sobran algunas lonchas, recuerda que podrás volverlas a guardar en la nevera, bien envueltas con film transparente para que no se oxiden.

También te recordamos que un centro deshuesado de jamón ibérico Dompal es ideal en esta temporada si dispones de una máquina cortadora en la cocina. Mucho más cómodo de manejar, una vez abierto puedes conservarlo en una fiambrera hermética en el frigorífico hasta que lo vuelvas a necesitar. Este tipo de pieza facilita un sinfín de preparaciones veraniegas: lonchas finas para colocar sobre melón o piña, taquitos para croquetas, virutas para coronar un guacamole… ¡Echa a volar tu imaginación!

Comparte esta entrada

Deja una respuesta